Padel Femenino.

Ha tardado en llegar más de la cuenta, pero las jugadoras del World Padel Tour por fin disputarán un torneo fuera de España. Será en Dubái (Emiratos Árabes Unidos), donde esta semana se celebra el Dubái Padel Master, penúltimo Master del calendario 2015. Hasta ahora, sólo la categoría masculina había disputado torneos en el extranjero; citas habituales como Argentina o más novedosas como la de Mónaco no habían tenido presencia femenina más allá de alguna exhibición.

"Había ganas", responde Majo Sánchez Alayeto, número 1 del ránking junto a su hermana Mapi, cuando se le pregunta por el torneo de Dubái. "Nosotras también nos merecíamos una oportunidad para darnos a conocer fuera del territorio español, que la gente conozca el pádel femenino y a qué gran nivel se está jugando. Es una gran oportunidad para que se vea que el pádel femenino llena gradas, para conocernos y hacernos valer".
Que la categoría femenina traspase fronteras era necesario, pero que el bautizo fuera de España sea en Emiratos Árabes Unidos, un país en el que muchos derechos de las mujeres no están reconocidos, es cuando menos llamativo. En la pequeña y rica (muy rica) federación de la Península Arábiga casi todo es lujo, pero detrás de tanta ostentación hay un régimen autoritario con leyes restrictivas para las mujeres. Sin embargo, el dinero manda, y muchos deportes desembarcan cada año a orillas del Golfo Pérsico: tenis, golf, rugby, natación... Y a partir de 2015, también pádel.

"Es una muy buena oportunidad de futuro. Este deporte se verá en toda la zona de Medio Oriente; hoy por hoy todos los grandes eventos deportivos están presentes en esta zona. Que el pádel vaya a a tener un torneo aquí es importante para su expansión internacional", explica Hernán 'Bebe' Auguste, exjugador y actual responsable de la expansión internacional del circuito. "Se ha logrado tener un evento espectacular, con unas instalaciones de primer nivel, como son las del NAS Sports Complex, que es un complejo deportivo que pertenece al príncipe de Dubái (Hamdan bin Mohammed bin Rashid al Maktoum)", añade.
"Siempre veíamos a los chicos que se iban a jugar fuera y nosotras nos quedábamos jugando en España, que también está muy bien. Pero siempre apetecía jugar en el extranjero y viajar a otro país", reconoce Carolina Navarro, novena del ránking y una de las veteranas del circuito. La malagueña ha sido campeona del mundo, número 1 del circuito y lleva muchos años al máximo nivel, pero eso no impide que también le haga especial ilusión el torneo de esta semana. "Que nos lleven a jugar a Dubái significa que valoran el pádel femenino", dice.
"Ha costado años, pero nunca es tarde", dice la número 3 del ránking, Marta Marrero, que es crítica con la situación: "Hoy por hoy estamos a años luz del circuito masculino, sobre todo en premios. El año que viene nos acercaremos al número de pruebas masculinas, pero en condiciones económicas estamos muy lejos. Esperemos que poco a poco al menos nos acerquemos a las cantidades del pádel masculino". A pesar de eso, valora como muy positivo el torneo de Dubái: "Todas las jugadoras confían en que va a ser el mejor del año en cuanto a organización".

Un paso en la buena direccción
"Desde el World Padel Tour ya nos han llamado parta mejorar la situación. Están trabajando y están demostrando que tienen ganas de que el pádel femenino crezca a tanto a nivel de premios como a nivel de pruebas", afirma Navarro. El Bebe Auguste lo confirma. "Mi objetivo siempre fue que no solo el pádel masculino cruce la frontera, sino que también lo haga el femenino. El primer año hemos tenido este torneo en Dubái y el próximo año, si todo va bien, tendremos también la prueba de Montecarlo. El acuerdo ya está firmado", señala, y apunta a nuevos países para la expansión del circuito: Portugal, Francia, Italia, Suecia, Estados Unidos y Brasil.
"Todo tiene que tender a que esto se vaya equiparando tanto en la competencia, en la cantidad de torneos, como también en la magnitud de las mujeres en el pádel profesional. De eso no hay ninguna duda", añade Auguste.
La cita de Dubái es un paso más en la evolución del pádel femenino, cuyo crecimiento ha sido notable en los últimos años. "Todas las parejas están jugando a un altísimo nivel porque estamos entrenando mucho. El pádel femenino ha cambiado a un pádel más agresivo, más físico. Estamos entrenando más, tenemos una mejor preparación física, una mejor nutrición, estamos cuidándonos más. Todo esto ha evolucionado y se nota", explica Majo Sánchez Alayeto, que buscará junto a su hermana su séptimo título de la temporada. En España o en el extranjero, son las grandes favoritas.

Contacto

logo pie

SUIZA: Tlf. 0041-774914526

ESPAÑA: Tlf. 0034-605823637

EMAIL: info@swisspadelpro.ch

Suscripción

Suscríbase para estar informado de nuestras noticias.

Pistas en Imagenes