Las licencias del padel se multiplican y el tenis pierde adeptos.

El pádel está de moda. Pese a ser un deporte novedoso -se implantó de forma oficial en 1988-, ya es el séptimo más practicado en España. Las licencias deportivas se han disparado en las últimas fechas y se empieza a percibir en el circuito, poblado por jugadores de nuestro país. El tenis parece ser el mayor damnificado. La facilidad de uno y la complejidad del otro, provocan un giro cada vez más evidente.

Miguel Medina, presidente de la Federación Española de Pádel, ha atendido a Estrella Digital para analizar este nuevo fenómeno. Considera que la rápida evolución de este deporte se debe a que “reúne muchas cualidades: fácil de aprender, divertido, social, no es caro, instalaciones abundantes y para los que quieren competir de verdad, tan exigente como cualquier otro”. En total, al margen de la federación, hay dos millones o dos millones y medio de personas que disfrutan con el pádel como diversión.

En cuanto su práctica profesional, el número de licencias se ha multiplicado por dos en un lustro (2009-2014), y ha pasado de 26.000 inscritos a 56.106. Aún no se conocen los datos de 2015, pero se espera que se mantenga la buena inercia. O al menos así lo ve Medina: “Creemos que sí. Lo demuestra el mayor número de participantes que día a día se apuntan a los torneos”.

Este deporte crea expectación entre los hombres y las mujeres casi a partes iguales. Un 35% de la participación deportiva a nivel profesional es femenina, algo que Medina califica de “importante": “Cuando se dice que lo practica toda la familia es cierto, nadie se queda fuera”. Con la edad sucede algo similar. La franja que domina las licencias es la veterana (mayor de 39 años), pero todas tienen una representación destacable.

Cataluña es la comunidad autónoma donde más licencias se registraron en 2015, con 12.167. Por detrás están Madrid, con 7.018, y la Comunidad Valencia, con 5.527.

Declive del tenis

El tenis, sin embargo, pierde adeptos profesionales. El elevado coste económico y su difícil práctica han propiciado que pase de 110.000 licencias en 2009 a ‘sólo' 85.000 en 2014. Medina, en cambio, no quiere vincular la subida de uno con la bajada del otro: “A mí no me parece que sea una disyuntiva tan evidente. El pádel es un deporte nuevo, que atrae a la gente, y como consecuencia de ello deportistas que practican otros deportes pueden pasarse al pádel”.

Medina confiesa que el tenis tiene el problema “dentro de sí mismo”. “Es tan exigente técnicamente que requiere mucha dedicación antes de alcanzar un buen nivel y eso, que lo hace tan bello, puede significar una dificultad añadida”.

En el ranking oficial del World Pádel Tour hay cuatro españoles inmersos entre los diez mejores del mundo: Matías Díaz, Francisco Navarro, Juan Mieres y Juan Martín Díaz. Y en el Top 100, el dominio español (y argentino) es evidente. Miguel Medina cree que en el futuro se notará el peso del pádel en España: “Así debería ser. El nivel de las nuevas generaciones ha subido muchísimo haciendo más exigente la competición profesional”.

Contacto

logo pie

SUIZA: Tlf. 0041-774914526

ESPAÑA: Tlf. 0034-605823637

EMAIL: info@swisspadelpro.ch

Suscripción

Suscríbase para estar informado de nuestras noticias.

Pistas en Imagenes